Radio Habana Cuba

Una voz de amistad que recorre el mundo

  • Español
  • English
  • Português
  • Esperanto
  • العربية
  • Français
  • Italiano
  • Síguenos en
  • Radio Habana Cuba en Facebook
  • Radio Habana Cuba en Twitter
  • Radio Habana Cuba en Youtube
  • Canal RSS principal
  • Enviar mensaje

#24HorasComunicando

Centroamérica en el 2016

foto: María Calvo

foto: María Calvo

por Guillermo Alvarado

América Central, conocida como “la cintura” del continente, registró este año discretos avances en el sistema de integración, un desafío con décadas de altibajos en una de las subregiones más desiguales de nuestro hemisferio, con dolorosas huellas de conflictos armados internos, largas dictaduras y no pocos enfrentamientos entre naciones con un origen común y culturas semejantes, pero trayectorias divergentes que han frenado el desarrollo y el bienestar de sus pueblos.

En 2016 de dieron pasos positivos para consolidar la unión aduanera en el llamado “Triángulo norte centroamericano”, formado por Guatemala, Honduras y El Salvador, donde ya existe también un libre flujo de personas al que están incorporados de manera parcial Nicaragua y Costa Rica.

El Sistema de Integración Centroamericana, SICA, data de la década de los 50 del siglo pasado, pero su desarrollo se vio limitado por diferencias entre los gobiernos, así como entre las economías.

Sin embargo, en los últimos tiempos el programa se ha fortalecido, sobre todo en la medida en que se crean empresas a nivel subregional y crecen las exportaciones hacia adentro y las cadenas productivas.

Para alcanzar un mayor nivel en este proceso deben aumentar las inversiones en educación para formar mano de obra especializada y reducir los elevados índices de pobreza e inseguridad en algunos países de esta zona, lo cual permitirá atraer inversión foránea.

A lo largo de 2016 se destacó en este sentido Nicaragua, donde fue reelecto el presidente Daniel Ortega, quien estará acompañado en la cabeza del ejecutivo por su esposa Rosario Murillo como vicemandataria.

La victoria en las urnas con el 72.5% de los sufragios se explica por la estabilidad de la economía, que en 2016 creció entre las primeras 4 de América Latina y El Caribe, la reducción de la pobreza del 42,5 al 29,6% y de la pobreza extrema del 14,6 al 8,3% y los elevados niveles de seguridad de que disfruta la población. La tasa de homicidios, por ejemplo, es de 7 por cada 100 000 habitantes, entre las menores del continente.

Desde el retorno al poder del Frente Sandinista para la Liberación Nacional en 2006, Nicaragua se convirtió en un activo protagonista a nivel regional e internacional y en 2016 ejecutó con muy buenos resultados la presidencia rotativa del SICA.

Un trayecto semejante se intenta en El Salvador, llamado “El pulgarcito de Centroamérica”, donde el segundo gobierno del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, presidido por Salvador Sánchez Cerén, adelanta una agenda marcada por el bienestar social y la inclusión de los sectores menos favorecidos de la población.

Este año se declararon libres de analfabetismo 18 municipios, con lo que suman ya 67 los que se liberaron de este flagelo y en diciembre el ejecutivo dio un elevado incremento al salario mínimo que benefició a cientos de miles de trabajadores y enfureció a los patronos.

En materia de la lucha contra el crimen organizado, en los últimos 12 meses fueron desarticuladas 271 estructuras de las temibles pandillas juveniles, las denominadas “maras” y se neutralizaron 20 grupos de narcotráfico lo que permitió decomisar droga valorada en más de 230 millones de dólares.

La Policía Nacional Civil puso en marcha programas como “Cero grafitis de maras” y el “Plan Actívate” destinado a recuperar espacios públicos donde operaba la delincuencia y se crearon 23 unidades de atención a la mujer.

En 2016 el PIB salvadoreño creció en 2,5 puntos porcentuales, modesto en su conjunto, pero el más alto en los últimos 16 años y se fortaleció la deprimida actividad agrícola.

El gobierno de Sanchez Cerén tampoco fue ajeno este año a la arremetida derechista regional, que tiene como objetivo detener los programas de transformación social y económica de beneficio a la población. En este sentido se incluye la no aprobación del presupuesto estatal para 2017, congelado en el parlamento que dominan los partidos conservadores y que causará perturbaciones en el gasto público.

Honduras fue noticia este año por el lamentable asesinato en marzo de la activista y defensora de los derechos de los pueblos indígenas Berta Cáceres, quien era además coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras.

El crimen concitó la repulsa internacional y obligó al gobierno a tomar cartas en el asunto, aunque aún no hay nadie sancionado definitivamente, si bien hay siete personas detenidas, entre ellas un ex viceministro y un funcionario de la empresa Desarrollos Energéticos, responsable del proyecto para construir una hidroeléctrica en el oeste del país que dañaría las tierras de una comunidad indígena y a la cual Cáceres se oponía con firmeza.

En abril se instaló en ese país una misión internacional para luchar contra la corrupción y la impunidad, que fomentó las expectativas de la población de terminar con estos flagelos que desangran las finanzas públicas y limitan la capacidad para atender al sector más pobre de la sociedad.

Entre los retos del organismo están investigar un millonario desfalco en el sistema de seguridad social descubierto en 2015, y sanear el sistema electoral muy penetrado por el narcotráfico y otras bandas del crimen organizado, que financian las campañas de algunos partidos a cambio de impunidad.

Respecto a Guatemala, este año conmemoró el 20 aniversario de los acuerdos de paz que pusieron fin a una prolongada guerra interna que dejó más de 250 000 muertos, 45 000 desaparecidos y millones de desplazados.

Si bien las armas hicieron silencio, las principales causas del conflicto, como la pobreza, la marginación, enormes desigualdades sociales y económicas y la concentración de la riqueza en muy pocas manos, siguen presentes.

Se cumplió el primer año del gobierno presidido por el actor Jimmy Morales sin logros trascendentales y aún se espera el inicio del proceso judicial contra el ex jefe de Estado Otto Pérez Molina y su vicepresidenta Roxana Baldetti, quienes junto a decenas de exfuncionarios guardan prisión preventiva por presunta corrupción y enriquecimiento ilícito.

Guatemala se mantiene como uno de los países más violentos de la región y en 2016 registro un elevado promedio de 15 muertes cada día.

Igual que muchos de sus vecinos centroamericanos, el narcotráfico y las pandillas juveniles son la principal causa de esta situación.

Otra razón es la extendida pobreza que al cierre del año afecta al 59% de la población, de acuerdo con informes del gobierno.

Costa Rica, que siempre ha exhibido indicadores sociales y económicos superiores en Centroamérica, no fue una excepción este año, si bien hay gran preocupación por un marcado incremento de la delincuencia y los hechos violentos.

Gustavo Mata, ministro de Seguridad Pública, dijo que se vivió un período muy complejo, como nunca antes en la historia de esa nación, con cifras inéditas de homicidios y un repunte de la violencia en las calles.

De acuerdo con el funcionario, las principales causas son las pugnas entre bandas de delincuentes por el control de territorios, así como un incremento del consumo de drogas entre la juventud, sobre todo de crack y marihuana.

Según estimaciones oficiales, la economía debe crecer alrededor del 4% y hay estabilidad en los precios y la inflación, si bien en 2016 se vivió un deterioro de la tasa de cambio del Colón, la moneda nacional, respecto al dólar estadounidense, ocasionada fundamentalmente por la baja de las reservas estatales en esta divisa.

Los principales retos de esta región son avanzar aún más en los procesos de integración, más adelantados en el Triángulo Norte que en el resto de Centroamérica, reducir las desigualdades y la pobreza y estimular la inversión extranjera directa, como vía para hacer crecer la economía.

Hasta el momento hay una gran dependencia de las remesas, que llegan sobre todo de Estados Unidos, pero cuyo uso está más destinado al consumo de bienes de duración media y no a la producción o la inversión.

Todo el istmo centroamericano aguarda con inquietud cuál será la política migratoria del gobierno de Donald Trump, pues una llegada masiva de deportados daría al traste con los escasos avances en la economía y la tranquilidad social.

Editado por Maria Calvo
Comentarios
Deja un comentario
  • Postales de America 28-02-17
  • Analisis del Proceso Electoral en Ecuador
  • Conferencia de la Asociacion de Estados del Caribe a Efectuarse el proximo de 8 en la Capital Cubana
  • Futbolista Peruano Homenaje a Fidel
  • Postales de América 27-02-17
  • Crónica del Milenio 27-02-17
Contador de Visitas

2797707

  • Máximo: 19729
  • Ayer: 4635
  • Hoy: 2144
  • En Línea: 208
  • Total: 2797707